MÁS CERCA DEL CIELO

 

La fiesta es sin duda uno de los mayores elementos de unidad de un pueblo, da igual el color, la edad, la ideología… nos unimos para celebrar, y en definitiva para recordar lo que nos une y no lo que nos separa. Estoy con los que piensan que es la oportunidad para el reencuentro entre nosotros y con nuestras tradiciones.

En Alcoy tenemos, como en tantas otras cosas, la suerte de contar con muchos momentos a lo largo del año que nos recuerdan quienes somos y de dónde venimos… Pero hay uno que brilla especialmente, con una luz cálida y suave como los ojos de una madre ante los pasos de sus hijos. En Alcoy nos mira Ella, La Verge dels Lliris, y lo hace desde el lugar que más nos acerca al cielo, la Font Rotja. Un milagro la trajo aquí, y llegó para quedarse hace 363 años.

Pepa Botella de Castañer nos invitaba estos días en un pregón vibrante y emocionado, a creer en la altura de nuestra historia, de ese encuentro con la Virgen de los Lirios que puso su mirada en Alcoy, y de lo mucho que significa ser elegidos.

Desde pequeño he creído en el valor de las cosas sencillas, he sabido que “no es más rico quien más tiene, sino quien más cosas tiene que no se pagan con dinero”… y todo esto, curiosamente, no es nada material. Somos privilegiados sin duda, ¡somos muy ricos! Contamos con personas que nos hacen seguir creyendo en nuestra capacidad y nuestra historia.

Por eso desde aquí GRACIAS y ENHORABUENA a la Archicofradía Virgen de los Lirios por su trabajo e ilusión, pero sobre todo por el empeño en acercarnos a todos a nuestra Patrona.

Y GRACIAS y ENHORABUENA a los miles de alcoyanos que durante cientos de años han venerado y preservado nuestras señas de identidad.

Alcoy, 17 de septiembre de 2016

Edu Tormo

 

 

 

Deja un comentario

*