LA SOLUCIÓN A UN PROBLEMA: “ROTONDA OLIVER – SANTA ROSA”

Buen problema de tráfico el que teníamos allá por 2003 en la confluencia de las calles Santa Rosa y Oliver. Un puente, el Fernando Reig, de una solo sentido, hacia Alicante, obligaba a todos los vehículos procedentes del Sur a pasar por Cervantes creando un colapso diario descomunal, agravado aún más si cabe porque Alcoy no tenía circunvalación.

Otro problema no menor era la incomunicación de los barrios de Santa Rosa, Els Clots e incluso Batoy que tenían que voltear bastante para llegar al resto de la ciudad al carecer el tramo bajo de la calle Oliver de un carril en sentido descendente hacia Cervantes.

Ambos problemas generaban unas inercias en tráfico negativas por la cantidad de kilómetros recorridos innecesariamente. Por ejemplo, para ir al Collao un vehículo que viniera del Polideportivo tenía que pasar inexcusablemente por el puente de Maria Cristina y subir Oliver, ya que por el Fernando Reig no podía entrar. Y para llegar del Collao a la fuente de las Moscas, un vehículo callejearía previamente el barrio de Santa Rosa, en vez de descender directamente por la calle Oliver.

El gobierno municipal y su concejal de tráfico, el bueno de Santi Botella, eran conscientes de estos problemas y sabían que su solución pasaba por crear una entrada a la ciudad por el puente de Fernando Reig y darle a Oliver los dos sentidos de tráfico. Recuerdo que se hablaba que por Alzamora pasaba más tráfico que en la M30 de Madrid, camiones pesados incluidos.

En estas circunstancias el gobierno me propuso que estudiara el nudo de tráfico que se generaría con estos cambios en la intersección Oliver – Santa Rosa. Había dos soluciones, una semafórica que acabó resultando inviable por el gran número de ciclos o la instalación de una rotonda. Optándose por esta última propuesta.

La rotonda que se diseño, aunque cumplía todas las recomendaciones técnicas de diseño de rotondas encajaba justa, tanto que el que suscribe llego a dibujar siete soluciones distintas que por x o b no cumplían y poco a poco jugando a ir desplazando el centros se consiguió una rotonda que cumplía con radios de giros, tangencias y visibilidades etc.

Llegado a este punto el gobierno tenía ciertas reticencias, porque para ubicar la rotonda había que demoler el pequeño parterre existente en la propia plaza de la Concordia y no tenía claro sí la rotonda funcionaría bien o no. Así que, prefirió que se diseñara una rotonda provisional de radio mucho más pequeño y que lógicamente no cumplía las recomendaciones técnicas, pero que a cambio no había que construir, simplemente había que pintar en la calzada y sembrar un campo de bolardos de plástico verdes y blancos. Sí esta rotonda funcionara entonces la inicialmente diseñada, de mayor radio y con todos los parabienes técnicos funcionaría mejor.

El plan era claro, diseñamos una rotonda de forma empírica, a las doce de la noche la policía local cortó el tráfico, y en presencia de varios políticos, técnicos y delineantes, un tráiler propiedad de un familiar mío, trazo, con ayuda de unos conos de señalización, varias veces la rotondita, los delineantes tomaron los puntos de los conos que servirían para días después pintar la rotonda y someterla a la prueba que quería el gobierno. La rotonda fue un éxito y pronto nos pusimos manos a la obra para la construcción de la definitiva que es la que hoy en día conocemos.

Tuvo muchas críticas iniciales, pero al tiempo, creo que se ha vuelto una infraestructura imprescindible para el tráfico de la ciudad permitiendo la entrada de la ciudad a la población de barrios como el de Santa Rosa, Batoy, Els Clots y parte del Ensanche desviando, a la vez, por el Puente de Fernando Reig, el tráfico que se dirige a Bañeres, descongestionando Alzamora y comunicando de nuevo a los barrios de Santa Rosa, Els Clots y Batoy de una forma más amable con el resto de la ciudad. Las críticas desaparecieron con el tiempo, y yo me pregunto ¿alguien se plantearía volver a la situación y distribución de tráfico que había antes de la construcción de esta rotonda?

Alcoy, 25 de septiembre de 2016

Edu Tormo

Deja un comentario

*