LA PLAZA DE LA MARCHA

En la primavera de 2002, la plaza de Gonzalo Cantó con sus discotecas y pubs estaba de moda. Había que ver como se transformaba esta placeta, antes industrial, cuando llegaba el fin de semana.

Sin embargo su estética cuadrangular no era acorde a su uso, se trataba de una gran extensión de asfalto con aceras estrechas y un jardín desolado de planta rectangular con un esbelto pero raquítico árbol y el pequeño monumento al dramaturgo que da nombre a la plaza.

Este lugar era un símbolo de la ciudad y formaba parte de nuestra imagen exterior pues recibía muchos jóvenes de la comarca e incluso de Castalla, Ibi o la propia Alicante.

Por todo ello se decidió acometer una reurbanización total de la misma. Había que reordenar los tráficos coexistentes en la plaza dotándola de una mayor superficie para el peatón y mucho menos para los vehículos.

Fue cuando el gobierno municipal me encargó un estudio y tengo que decir que me ilusionó sobremanera. Principalmente por dos motivos: por un lado era el primer proyecto de cierta envergadura que iba a diseñar y a ejecutar como ingeniero técnico municipal y por otro, como cualquier joven treintañero de la época, era usuario de la zona lo que me permitía conocer perfectamente los conflictos de tráfico que se producían.

Se diseñó un pequeña rotonda de escasa capacidad pero suficiente para el tráfico de vehículos, ensanchando la calzada anular en un determinado punto para crear la parada de autobuses que existía en la plaza. Además se habilitó, en la parte posterior al hospital de Oliver, un aparcamiento para vehículos que contrarrestara los que se perdían con el nuevo diseño. Esta nueva concepción definía grandes terrazas delante de los establecimientos que les permitiría la ampliación de su zona de ocio en las temporadas de primavera y verano.

Se mejoró la estética utilizando gresites multicolores que posteriormente también se usaron en la cercana plaza de Miguel Hernández y con un adoquinado para aceras de color arcilloso, y por supuesto se dignificó el monumento a Gonzalo Cantó.

Por una serie de imprevistos, como suele ser habitual, la obra se retrasó, pero recuerdo mi empecinamiento para que se acabará e inaugurará el viernes 20 de diciembre de 2002, porque se trataba de un viernes antes de Navidad, con lo que eso supone, vacaciones en los institutos, cenas de empresa, etc. No se podía perjudicar a los negocios en esas fechas de tanto movimiento. Lo cierto es que nadie daba un duro porque se acabara a tiempo, pero se doblaron los medios y los esfuerzos y a las siete de la tarde del viernes se consiguió finalizar la obra en perfectas condiciones de uso y para ser inaugurada oficialmente

Alcoy, 25 de octubre de 2016

Edu Tormo

Deja un comentario

*