ALCOY, PLAYA

Señoras y señores, Alcoy tiene playa. No es que la tenga ahora, la ha tenido siempre. Sólo que hasta que no se mejoraron nuestras comunicaciones con el “resto del mundo” no nos habíamos dado cuenta de ello.

Hace más de 20 años, los doce de Octubre en mi familia eran sinónimo de viaje a Alicante, comida en el paseo y felicitaciones masivas de mis primos, tíos, hermanos y padres a mi abuela Pilar. Recuerdo que “bajar a Alicante” suponía un mínimo de 75 minutos de coche; esos coches que no llevaban “quinta velocidad”, que difícilmente pasaban de 120 km/h y que tenían capacidad ilimitada para meter de todo en el maletero.

“Bajar a Alicante” era un acontecimiento familiar pero viajar hasta Valencia era sinónimo de paliza. Mis tíos viven allí y recuerdo perfectamente esa N-340 a su paso por Benigánim, Xàtiva… 2.5 horas de coche con parada a mitad para estirar las piernas y que mi padre se fumara su pitillo BN.

Eran otros tiempos, eran los buenos tiempos del textil alcoyano y eran los malos tiempos para ir a cualquiera de estas dos ciudades que representan las dos ciudades más pobladas de la comunidad valenciana. Esa época de bonanza y otras, pasaron. Y pasaron hace mucho tiempo…..

Ahora, por desgracia, nuestra industria se encuentra, salvo honrosas excepciones, en una situación cuanto menos, mejorable. Sin embargo, nunca Alcoy estuvo tan bien comunicada con el exterior. Estamos a 70 minutos de más de 3 millones de personas y eso nos tiene que dar una oportunidad. Sé que es difícil luchar contra el imaginario colectivo alcoyano pero ya va siendo hora de darnos cuenta de que jamás lo hemos tenido tan fácil para vender nuestros servicios más allá de nuestras montañas. Eso, lógicamente, por no hablar de internet…..

Está claro que vivimos en una coyuntura complicada, cierto. Que a nadie le quepa la menor duda de que es así. Ahora bien, ¿somos conscientes de que esta ciudad jamás en su historia estuvo tan bien comunicada? Vivimos en un entrono privilegiado, con dos aeropuertos y dos puertos marítimos de relevancia, sobre todo el de Valencia. Tenemos claros ejemplos de expansión industrial muy cerca: Ibi y Elche. Tampoco se trata de inventar la rueda. Margen de mejora sin duda que hay. Si fuéramos capaces de volver a tejer un buen parque industrial que apueste por la innovación y por la calidad (repito, hay industrias muy relevantes que ya lo hacen aquí), volveríamos a ganarnos de facto la capitalidad de la comarca. Con la generación de valor de las empresas, se pueden volver a generar puestos estables de trabajo. El desarrollo de las empresas de servicios que suministren a estas industrias es algo que viene sólo. Y con ello se fomentaría el consumo interior y por tanto, el comercio volvería por sus fueros. La industria es la solución, nunca ha sido el problema.

El habitante de esta ciudad suele hacer gala de que Alcoy siempre ha sido tierra de emprendedurismo. Pues a emprender toca. Emprender y sobretodo, entender qué esta ciudad sigue teniendo futuro porque puede aprovechar el presente. Alcoy, bienvenido al siglo XXI.

Alcoy, 13 de septiembre de 2016

Manuel Pastor Botella

Deja un comentario

*